1+7946777 - 7+6342032 - 3107818192 contacto@makroltda.com

Al comprar un negocio, empresa, emprendimiento  se debe ser cuidadoso en la manera como se estructura el contrato.

Al adquirir el negocio de otro se puede optar por disponer de manera general, que el vendedor entregará al comprador todos los bienes que hacen parte de su establecimiento de comercio. Sin embargo, por ser la definición de «establecimiento de comercio» un concepto abierto, conjunto de bienes en virtud del cual el comerciante desarrolla su actividad mercantil, no hacer precisiones puede traer problemas.

Entre dichas precisiones no debieran faltar jamás la descripción con cierto detalle, de los activos intangibles que serán transferidos como parte de la transacción de compra, y es que hacen parte dichos activos las cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram o Flickr.

Debido a que es a través de las redes sociales que la empresa moderna desarrolla gran parte de sus actividades de marketing y promoción, es importante incluir de forma expresa las cuentas en redes sociales y las listas de usuarios que conforman su comunidad, en el contrato de compra.

Téngase en cuenta que los activos intangibles son algunos de los bienes más importantes de la empresa, entre otros porque conseguirlos requiere tiempo y experiencia y perderlos requiere solo algo de descuido y falta de estrategia. Por ello, nombrarlos de manera expresa, en el contrato de compra de un negocio, reducirá el riesgo de que en el futuro se diluya el valor económico de lo adquirido.

Sí una cláusula de este tipo es omitida, es posible que el vendedor de dicho negocio, no solo mantenga abiertas dichas cuentas sino que además, utilice la información estadística y estratégica relacionada con clientes actuales y potenciales para su beneficio económico. Frente a esta situación en algunos países sería posible iniciar una acción de competencia desleal, sin embargo, en otros, tal circunstancia podría ser interpretada como la ejecución de un acuerdo de no competencia, el cual no tiene validez en algunas jurisdicciones.

De otro lado, la falta de inclusión de una cláusula contractual relacionada con la transferencia de las cuentas en redes sociales, puede resultar en la necesidad de acudir a los jueces ordinarios para dirimir el tema, y esto a su vez puede implicar grandes gastos para quien emprende un proyecto con un negocio recién adquirido.

Finalmente, es fundamental tener en cuenta que hoy en día la posesión de información acerca de los clientes de un negocio puede repercutir de manera directa en la capacidad de una empresa para competir, tomar decisiones de corto, mediano y largo plazo, y desarrollar estrategias de crecimiento.

En conclusión, al celebrar un contrato para la compra de un negocio, es recomendable incluir una cláusula en la que de manera expresa el vendedor se obligue a transferir, antes de cancelar el valor total de la compra, todas las cuentas en redes sociales con las que antes realizaba actividades de promoción y marketing para la empresa.

Tomado: Focusjuridico

WhatsApp chat